sábado, 27 de junio de 2009

Silencio

Cuando somos pequeños aprendemos a hablar, nos enseñan las palabras por repetición, generalmente son las de la misma sílaba repetida las que primero decimos, aprendemos palabras sueltas para nombrar cosas conocidas, poco a poco aprendemos a poner juntas varias palabras y formar frases, los artículos, sustantivos, verbos, conjugaciones, las reglas gramaticales.

Lo que no nos enseñan nunca es el silencio, siempre está ahí, es parte fundamental del lenguaje, del ser humano, de la comunicación y de la música, le da estructura y sentido a todo. El problema es que no sabemos como usarlo o más bien a veces lo usamos a conveniencia, somos un poco sordos al respecto. Todos hemos experimentado la presencia de silencios donde cabía esperar palabras y también, aunque con menos frecuencia, de palabras donde se esperaban silencios.





Cada vez que hablamos o que nos negamos a hacerlo, tiene consecuencias. Cuando el silencio se utiliza de manera irresponsable, sin poner atención puede ser muy hiriente, ya he estado ahí, sumergida en un silencio de aproximadamente 4 ó 5 años, usando palabras solo para aparentar que no-pasaba-nada, para justamente callar todo lo que tenía que decir, pero que era más complicado y dolía más. Con mi silencio herí a personas a mi alrededor, y ahora, el silencio de personas muy cercanas me esta hiriendo a mi. Y entonces uno espera, y espera, que se rompa ese silencio y mientras tanto, uno piensa en que puede estar pasando, y en eso consiste la tortura, pues no se puede pensar ni decir lo que no es. Ya sea voluntario o involuntario lo que expresamos (o no) con el silencio, es un hecho en sí mismo capaz de ser entendido e interpretado por un interlocutor. Esto nos incita a la práctica de la simulación, que consiste en decir algo fingiendo que "se me escapó", es decir, que es involuntario, sin serlo, o nos incita a hacernos irresponsables, porque al fin y al cabo "yo nunca te he dicho eso", entonces, es mejor "guardar silencio" por no querer tomar esa responsabilidad y nos pasamos la vida rellenando ese silencio con conversaciones banales y pendejas.

Preguntarse lo que significa el silencio... será simplemente el hecho de que alguien, en un momento determinado, no diga nada?.

El silencio es el nombre que damos a algo que no aparece, a la no aparición o desaparición. El silencio a veces es una acción. Se dicen tantas cosas no diciendo, o no haciendo....

A veces, el silencio es amenazante. Uno puede llenarse de ruido, para no oír ese silencio, salir siempre con gente diferente, hablar por el celular, escuchar el ipod, inventar personajes para comunicarnos con los demás. Así es más fácil, así no duele tanto.

Cuando estamos con un desconocido, el silencio hace una incomodidad, una sospecha. En el elevador, cuando van más de dos personas, siempre la gente voltea a donde están las luces de los pisos, esperando que esos segundos se acaben, o "rompen" el silencio con pláticas absurdas, - que calor está haciendo, - esperemos que no llueva hoy.

En fin, hoy he decidido, aunque me cueste, que en este caso, es mejor guardar silencio... total, el silencio se guarda, se escucha, se rompe...

3 comentarios:

El inmenso mar dijo...

No puedo callar porque tiendo a suicidarme. Uso la catarsis de la poesìa, de la palabra hablada, escrita, para expresar a veces la dolorosa travesìa de una existencia fragmentada y tirada al mar de la utopìa

Dacrux dijo...

hace mucho que intento gritar, a veces lo malo del silencio es que va acompañado de la soledad, y no existe nadie quien te escuche por mas que quieras romperlo.

como dicen a oídos sordos corazón que no siente u algo así hahahaha.

Dan Campos dijo...

La soledad y el silencio son el más grande don... o el peor de los castigos.


:)


Saludos.