sábado, 26 de diciembre de 2009

La sangre, la relatividad....

La mejor pareja que conocí en mi vida fue la de F. y O. Ella lo conoció a los 16 años, el fue su único novio, a los 18 años se casó con el, en contra de todas las predicciones (pues el motivo de su matrimonio fue su primer hijo J.), estuvieron casados 33 años. Desde niña los observé tomados de la mano, siempre hacían viajes juntos cuando sus 2 hijos ya estaban grandes y decidieron vivir aparte. O. no trabajó durante años, era maestra, luego estudió mucho de pedagogía y psicomotricidad, los últimos 5 años se dedicó a eso y volvió al mercado laboral. F estudió una maestría, investigador, geólogo. Se hablaban con mucho cariño y paciencia, era de las personas que nunca decían malas palabras, eran respetuosos, cautos y tranquilos. La única familia de F eramos nosotros,nunca conocí a sus hermanas, ni a su mamá, con quienes casi no tenía relación.

Con el referente de mis padres, abuelos y el resto de mis tíos, desde pequeña observé que las parejas de adultos ya no se hablaban con apodos cursis, ni se tomaban de la mano, ni esperaban a tomar decisiones juntos, ni iban para el mismo camino en general. Por eso me encantaba verlos juntos, siempre fueron muy atentos conmigo, en mi cumpleaños siempre tenía algún regalo de ellos. El día que me iba a estudiar un posgrado al extranjero, me organizaron una comida, hubo mariachis y yo era el centro de atención, todos los presentes dijeron palabras que no sabía que reflejaran lo que pensaban y sentían por mi. Comenzó mi abuela, luego mis tios y primos, F. no hablaba mucho, pero ese día se le cortó la voz y se tapaba sus bonitos ojos azules para que no vieramos como lloraba, dijo que yo era la hija que ellos nunca tuvieron y que estaba muy orgulloso de mi.

Tres años más tarde, recibí la primera llamada, era una de mis tias para decirme que F estaba en urgencias en el hospital donde yo trabajaba, que no dijera nada a mi mamá o a mi abuela. Llegué a urgencias, el estaba en el cubiculo con su hijo, con la mirada perdida y silencioso, O. había llamado a una ambulancia porque el se había desmayado después de no poder conciliar el sueño por más de 72 hrs. Tenía ataques de ansiedad, llevaba meses visitando diferentes psiquiatras y tomando diferentes medicamentos. Decidió irse a su casa, me pidieron que esa noche fuera ahí a inyectarle una dosis para caballo de tafil. Lo hice, no dije nada a los demás. Siguieron meses de que por más que todos guardaramos silencio al respecto, era evidente que el no estaba bien, casi no hablaba, estaba siempre ausente en las reuniones, O. faltaba a su trabajo constantemente, estaba todo el tiempo al pendiente de el, quien había comenzado con todos los síntomas desde que se había jubilado.

Había sido el día del padre, como yo nunca veo al mío, fui a casa de mi abuela para partir un pastel y festejar a los padres de la familia. El día anterior me había llamado O. y F. para asegurarse que fuera a ir ese día, hablé con ellos y les dije que sí, nunca habían hecho eso, me pareció un tanto extraño. El siguiente jueves por la mañana, me encontraba en mi trabajo, recibí en mi celular otra llamada, en esta ocasión era mi otra tía, la hermana de O. que vivía en Querétaro, me sorprendió su llamada le dije alegremente: Hola, como estas?, ella guardó silencio y me dijo: ya sabes lo que pasó? ya sabes que F. se suicidó?. Me quedé en shock, no lo entendía. Pregunté donde estaban, ella me pidió que fuera de inmediato a casa de O. pues estaba ahí sola.

Corrí para allá, había patrullas afuera, subí las escalaras, ahí estaba O., llorando corrió a abrazarme, decía mi nombre y me preguntaba: porque? porque?. En una de las habitaciones estaba en el suelo F. cubierto con una sábana, y dos policias custodiando. Nos fuimos a la delegación tuvieron a O. en interrogatorio por más de 3 horas, le hicieron pruebas de pólvora en los dedos. Más tarde, regresé al departamento, para tomar ropa para varios días para O., ella no volvería a ese lugar nunca. Abrí la puerta del closet todavía salpicado de sangre para sacar un traje para F. Al otro día fue el funeral, O. nos pidió que dijeramos que había muerto de un infarto, en la mañana fui por mi madre al aeropuerto, tuve que decirle esa versión, esperar a que se cambiara en el aeropuerto e ir directamente al velorio. Después de un día exhaustivo, nos fuimos todos a casa de la abuela, le dí gotas de tafil a O. para que pudiera dormir por fin, nos quedamos con ella todos acostados en cama de mi abuela, yo le daba masaje en el cuello, hasta que se durmió. Un rato después mi madre me preguntó que era lo que en realidad pasaba, yo tampoco entendía nada, pero le dije la verdad.

Me quedé con las llaves de su casa, una semana después, fui a comprar cloro, cubetas, jergas, etc. Entre al departamento abrí las ventanas, prendí velas por todos lados, y estuve más de 3 horas limpiando la habitación. Salí de ahí y nunca hablé del tema con nadie, todos esos detalles, todo lo que ahí hice. Aún no se porque lo hice, creo que no podía permitir que O. o alguno de sus hijos que adoro entraran a ese lugar, vieran esa escena. Tuve que desperender un pedazo de la alfombra, no dejémás que 3 pequeños hoyitos en la pared, pues no tenía material para resanarlos.

Yo entendí que el la amaba tanto que no podía soportar ver como ella sufría y dejaba su vida por el, F. no podía más con ese padecimiento, su cabeza ya no le pertenecía mas que a pastillas que lo tenían ido todo el día, lo intentó, de verdad, pero eso ya no era vida. Decidió escribir dos cartas, una para O. y sus hijos y otra para la policía, no se que es lo que digan, solo sé que en la segunda, F. explicaba que era su decisión, que el había comprado el arma.

Han pasado dos años, toda la familia, sin hablar, como siempre, hemos cambiado mucho, ahora ya no nos juzgamos como antes, ahora los tabus y la religión, el que dirán no es lo importante. Ayer fui a conocer como va quedando la casa de O. aquí en Queretaro, su hijo menor que es arquitecto se la está construyendo, es hermosa, tiene una vista preciosa, enormes ventanales de doble altura, un área de trabajo,un área para reiki y otra para meditación, se ven unos atardeceres hermosos. F se encargó de dejarle unas propiedades y dinero para que no le faltara nada, por fin se vendieron y entonces, vinieron aqui a buscar el terreno, que ahora ya está casi listo para que ella se mude. Ayer me contó que al firmar las escrituras, se dió cuenta que la calle se llama Camino a San Francisco y el número es uno que ella soñó que F. le decía; y con este número ha comprado billetes de lotería y se ha sacado algunos premios a menudo.




O. se ve muy tranquila, dice que definitivamente es el lugar donde el quiere que ella esté. Así es el verdadero amor? así es la relatividad aunque muchos no lo puedan entender.

14 comentarios:

Zully dijo...

relatividad ... la palabra lo dice todo.. el amor.. el desamor.. la felicidad o infelicidad y otros tantos conceptos tn abstractos son solo los constructos que cada ser humano se genera para si mismo y su vida... algunos habrna dicho... como puedes dar felicidad muriendo? como puedes ser feliz mueriendo? ... nadie sabe lo que siente, quiere, necesita o piensa cada ser humano... yo creo que amor es desprendimiento de su yo para dar paso a un nosotros.. es el pensar por la felicidad del otro antes que en la propia... y viceversa... si una de las partes no lo hiciera asi eso es todo menos amor.. pero eso .. es relativo.. pues es solo mi pensar...

me explique? =) ....

el amor se puede encontrar hasta en la soledad me dijo una vez mi tía... y eso es completamente cierto... besos

Felipe Cervera dijo...

Hay certezas...

me quede sin palabras.

Un beso.

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Pasé a ver lo q me dijiste y me dio mucha mucha fiaca.
Prometo volver así te doy una opinion.

Excuse me.

aLeVoSia dijo...

Es cierto, el amor tiene mil facetas, mil fases nunca se puede amar de la misma manera dos veces yo se con certeza que el amor verdadero solo lelga una vez en la vida.

Said dijo...

Leí muy rápido pero me dejó impresionado tu manera de escribir.

Ya te sigo!

Saludos!

Janus dijo...

Lo que más me llama la atención de la historia es la capacidad de F. de reconocer que su vida, aparte de no tener la calidad que uno quisiera, ya estaba afectando a la persona que amaba y dar un paso al costado es la prueba de amor más grande. Ojalá todos tuvieramos el valor para hacer eso por alguien, pero sobre todo ojalá todos tuvieramos un amor por quien dar la vida.

Indie gente dijo...

que bonito escribes, me gusto mucho tu post de los cigarros

Suzy Lee dijo...

Es complicado, el amor es complicado.

saludos!
n_n

Refachadona dijo...

Zully, Alevosia, Janus, Suzy Lee: tienen razòn en sus palabras, lo que sucede es que poca gente lo entiende asì, también F. le causó mucho daño, a todos los que lo querìamos, esas escenas no se borrarán de nuestra mente. Así que el punto donde se vea, es complicado, oh si!

Gracias Said! ojalà tengas mas tiempo para leer ;).

Indie gente: gracias ;) justo estos dìas que estuve con mi familia, no pude evitar fumar, pero ya mañana continúo con mis planes.

Iana dijo...

El amor es una cosa demasiado dificil de entender y de explicar, es ese compendio de los actos que realizamos sin tener una razon aparente o un motivo saludable tanto mental como socialmente, el amor es algo que en mi juicio prefiero mantener como algo desconocido y no como una cosa sustancia o accion que me gustaria develar...
Ojala alguna dia pueda encontrar a alguien que me ame al grado en que F. amaba a O. o viceversa...


saludos
te sigo

Penny Lane dijo...

Me he quedado sin palabras, amar verdaderamente es intentar hacer feliz a la otra persona dejandonos de egoismos...

Un gran abrazo para ti y tu familia.

Garganta Ardiente dijo...

El Derecho a morir siempre es complicado!
Yo creo que si tenemos Derecho a Vivir, deberíamos tener derecho a Morir...
pero por ahora es una práctica proscrita... por lo cual la hace más "complicada y sucia"!
Sería bueno poder comentar con las personas que uno ama que ya no quiere seguir viviendo, explicar las razones... siempre creo serán razones de peso.
Me parece interesante cuando dices que cuando el murió hubo cambios importantes en tu familia, sería interesante ver porqué?
Era un chivo expiatorio? UY EXPIAR QUE?

En cuanto al Amor!
Definitivamente el dolor que provoca la muerte de una familiar tan amado, es dura.
Mi abuela murió de Cáncer, vivía con mi familia, fue difícil ver todo el deterioro, pero si ella me hubiera dicho que quería morir, la hubiera entendido. Inclusive cuando murió, aunque me dolió, pensé, que dicha ya descansó, xq antes había sufrido montones!

Amor contiene lo bueno y lo malo, son procesos que no se pueden dejar de lado! Y ahí son ustedes los seres amados, lo que pueden opinar sobre la calidad de ese amor!

Refachadona dijo...

Garganta ardiente: entiendo tus palabras, ya verás en mi blog hablo de pronto al respecto, pero justamente trabajo en un centro oncológico, hay días, como hoy, que no puedo ver pacientes, no me da el ánimo para ver como su cuerpo esta adolorido y fatigado, como luchan por seguir, a veces la sensibilidad me gana cuando me entero de los pacientes (que a menudo) fallecen, es muy difícil, pero estoy de acuerdo en que uno debería tener la opción de decidir sobre una muerte tranquila.

Iana: seguro lo encontrarás, ya verás!

RЄĐ dijo...

Lamento haberlo leido hasta ahora, me tardé, pero llevaba mas de unas semana sin conectarme.
Inexplicable. El amor es un factor caótico inexplicable que tiende a reordenar las cosas. A pesar de que el dolor y el sufrimiento son invevitables, -asi como los vacíos que éstos dejan-, la vida se reconstruye sólo con los ladrillos de eventos que sugieren actos de amor. A veces a través de el vislumbramos una realidad sin tiempo, donde solo hay vida, sin opuestos. La vida no tiene opuesto, el opuesto de la muerte es el nacimiento.
Mueren momentos, se transforman y nacen posibles futuros.